1T º
Justin, Rose

-5

1T º
Kyle, Stanley

-5

1T º
Paul, Casey

-5

1T º
Webb, Simpson

-5

5T º
Brooks, Koepka

-4

5T º
Jason, Day

-4

7T º
Dustin, Hunter Johnson

-3

7T º
Gary, Woodland

-3

7T º
Jason, Dufner

-3

7T º
Jon, Rahm

-3

7T º
Jordan, Spieth

-3

7T º
Justin, Thomas

-3

7T º
Patrick, Reed

-3

7T º
Russell, Henley

-3

7T º
Xander, Schauffele

-3

16T º
Adam, Hadwin

-2

16T º
Kevin, Kisner

-2

16T º
Matt, Kuchar

-2

19 º
Daniel, Berger

-1

20T º
Pat, Perez

0

20T º
Tony, Finau

0

22T º
Brian, Harman

1

22T º
Sergio, Garcia

1

24T º
Marc, Leishman

2

24T º
Patrick, Cantlay

2

26T º
Charley, Hoffman

4

26T º
Hideki, Matsuyama

4

28 º
Jhonattan, Vegas

6

29T º
Kevin, Chappell

7

29T º
Rickie, Fowler

7

Noticias

Ryder Cup

¡Bienvenida Ryder Cup!

Septiembre 29, 2016, 11:59 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Luego de una semana de tristeza por el fallecimiento de Arnold Palmer, el bello recuerdo del “Rey” se convierte en suspenso y alegría: es que después de dos años de espera, al fin llega la Ryder Cup 2016.

Sí, ese mismo evento que lleva tatuada la palabra “polémica” en su definición, aquel que enfrenta a dos potencias del golf. En unas horas, Europa y Estados Unidos escribirán un nuevo capítulo dentro de la rivalidad más comentada en nuestro deporte.

Este fin de semana comienza la edición número 41 de la Ryder Cup en el Hazeltine National Golf Club (Minnesota), campo donde el equipo comandado por Darren Clarke quiere hacer historia al llevarse la cuarta Ryder consecutiva. Algo que marcaría la historia del golf moderno y sobre todo heriría a un Estados Unidos que pareciera ha perdido la confianza en su golf.

El elenco de Europa está capitaneado por el irlandés Clarke, cuya experiencia en este certamen es admirable: ha participado en cinco Ryder Cup con cuatro victorias y fue vicecapitán en 2010 y 2012. Además, no olvidemos que ganó The Open hace cinco años, justo cuando muchos pensaban que se quedaría sin majors.

Con un enfoque y una estrategia que promete ser muy minuciosa, Clarke tiene en su equipo a Rafael Cabrera Bello, Matthew FitzpatrickSergio “Maestro de la Ryder” García, Martin Kaymer, Rory McIlroy, Thomas Pieters, Justin Rose, Henrik Stenson, Andy Sullivan, Lee Westwood, Danny Willett y Chris Wood. Son seis novatos que tendrán que entrar a aguantar la presión del público local, tarea nada fácil para ellos y también para el capitán europeo.

Mientras que por otro lado tenemos a un equipo de Estados Unidos preocupado y ocupado por obtener resultados diferentes a los pronosticados, ya que no sería para nada positivo que por cuarta vez en fila les arrebataran la ilusión de recuperar el título.

Y esa es la responsabilidad con la que carga Davis Love III, un capitán en el cual recae la presión histórica y deportiva de todo el golf estadounidense. Un hombre que promete ser empático, cerebral y gran estratega, aprendiendo de los errores que cometió hace cuatro años en Medinah.

Trabajando con Tiger Woods como vicecapitán, los norteamericanos alinearán a Rickie Fowler, J.B. Holmes, Dustin Johnson, Zach Johnson, Brooks Koepka, Matt Kuchar, Phil Mickelson, Ryan Moore, Patrick Reed, Brandt Snedeker, Jordan Spieth, y Jimmy Walker. Entre ellos, solo Moore y Koepka son rookies en la Ryder.

Si bien en Medinah el equipo europeo comandado por José María Olazábal jugó por la memoria de Seve Ballesteros, ahora en Hazeltine se espera que los estadounidenses saquen su mejor juego para rendirle tributo a Arnold Palmer. De hecho, imagino pocas cosas más bonitas que ver a Estados Unidos ganar con el impulso de Arnie desde arriba.

A diferencia de las otras semanas del año, en la Ryder Cup el talento golfístico pasa a segundo plano entre los factores importantes a la hora de triunfar. Es por eso que adquieren mayor relevancia las capacidades de estrategia de cada capitán, la química de cada equipo y también la fortaleza mental para no defraudar al resto de los compañeros con algún error en los momentos de mayor presión.

Pero es la Ryder Cup, así que la polémica nunca falta. Ya vimos los comentarios poco atinados de P.J. Willett -hermano de Danny Willett– quien en la revista National Club Golfer tildó de “imbéciles” a los seguidores estadounidenses. Eso creó una distracción innecesaria, al igual que las críticas de Phil Mickelson a Hal Sutton por ponerlo a jugar junto a Tiger Woods en una decepcionante Ryder Cup 2004.

Creo que veremos un final como el de Brookline en 1999 o el de Medinah en 2012, y no una paliza como la de Gleneagles en 2014. A mi parecer, la Ryder Cup 2016 está para cualquiera, por lo que no me extrañaría ver un empate que le permita a Europa retener la Copa en Hazeltine.

¡Vamos Estados Unidos! ¡Vamos Europa! Pero, en especial, ¡Vamos golf!

Archivos columnas de Nina Iniestra

redes sociales