1 º
Jon, Rahm

-20

2 º
Tony, Finau

-16

3 º
Justin, Rose

-15

4 º
Henrik, Stenson

-14

5T º
Patrick, Cantlay

-13

5T º
Rickie, Fowler

-13

7 º
Dustin, Johnson

-12

8T º
Alex, Noren

-11

8T º
Gary, Woodland

-11

8T º
Xander, Schauffele

-11

11 º
Patrick, Reed

-10

12T º
Bryson, DeChambeau

-8

12T º
Bubba, Watson

-8

12T º
Justin, Thomas

-8

15 º
Keegan, Bradley

-6

16 º
Jason, Day

-5

17 º
Tiger, Woods

-1

18 º
Hideki, Matsuyama

0

Noticias

Varios

Con todo respeto

Diciembre 4, 2018, 9:04 pm

Por Fernando Garza (@fergarzagolf)

Señor presidente: bienvenido al que sin duda es el mayor reto no solo de su carrera política, sino que de toda su vida.

No se preocupe, que el reto lo compartimos. El sábado inició también un nuevo ciclo para los ciudadanos en el que tendremos la oportunidad y responsabilidad de poner a prueba nuestras ideas, nuestro compromiso y nuestra visión que tenemos del país, todo eso a través de nuestras acciones.

Me imagino que debe estar por un lado recibiendo mucha información de las condiciones generales en las que está el país (con versiones encontradas entre sí), y también se encuentra recibiendo muchas peticiones sobre lo que debería implementar, cambiar, reorientar. No lo dudo, y es parte de esta transición, aunque algo sobre la dirección donde debiera ir él país ya ha de saber usted teniendo más de 40 años como “servidor público” y estando rodeando de gente igualmente de mucha experiencia (como Manuel Bartlett).

El deporte no pretende ser OTRA “carga” a su largo pliego petitorio que estará formando todos los días. El deporte, a través de TODOS sus elementos, pero sobre todo a través de los mismos deportistas, está acostumbrado a superarse a pesar de todas las adversidades.

Falta de apoyos, de entrenadores, de infraestructura. O falta de fuerza, exceso de lesiones, o una competencia feroz en todo el mundo. El hecho de que lo hayamos logrado “a pesar del Gobierno” tiene sus matices. Por un lado, no queremos obstruir, sustraer o despilfarrar recursos. Estamos acostumbrados a demostrar que “querer es poder”, pero por otro lado nos parece increíble que durante tantos años el deporte no haya sido decididamente parte fundamental y rector de una visión de país más humano, más sano y de valores, como el país que necesitamos hoy.

Déjeme le platico algunas, quizás esto hasta le llega a aclarar los “porqués” de la importancia de tener el deporte como eje rector de nuestras políticas, o al menos considerarlo como uno estratégico. Uno nunca sabe, los milagros existen…

Antes de hablar de las figuras que ha tenido el golf en nuestro país, le dejo claro que lo más importante del golf NO son los triunfos o trofeos por sí mismos, sino los valores que genera, reafirma y potencia en los ciudadanos, en futuros padres, empresarios, servidores públicos. Es el deporte que más empoderamiento le da a los propios jugadores a reportar algún quebranto del reglamento, alguna anomalía que repercute instantáneamente en su score, en su premio, y ese valor de la honestidad se ha preservado en el juego a lo largo de más de 150 años de golf competitivo. Eso me parece fascinante.

¡Sí, si se requieren los oficiales de reglas cuando hay dudas en el campo (el libro de reglas es brutalmente largo y de difícil digestión para la mayoría de los mortales) pero los oficiales llegan A PETICION de los mismos jugadores! ¿Se imagina a un jugador de fútbol llamando al árbitro cuando el partido está en juego para decirle que hace minuto y medio cometió un penal y que debe marcarlo? Yo tampoco.

El golf ha tenido GRANDES figuras en nuestro país, y cuando las hubo, o lo fueron, fue por pura persistencia, determinación familiar, de su entorno (¡Sí hoy lo son, imagínese antes!). Hablo de los Juan Antonio Estrada’s, los Wipa Quiroz, quienes representaron siempre a México de manera honorable. Víctor Regalado (ganador en el PGA Tour) o Rafa Alarcón con una gran carrera como profesional.

Aquello se consideraba casi como algo fortuito, casi como un accidente. Pero había trabajo arduo y una dedicación total de estos “superhéroes” que tenían aún menos difusión en los medios a causa de las razones que ya sabemos. El acceso a Internet era muy limitado, no existían las redes sociales, el golf era todavía más un deporte de élite y el periódico se llenaba de noticias sobre las dinosauricas devaluaciones, las promesas mesiánicas de que todo estaría bien, de tragedia impactantes (terremoto) o de organizar y recibir un mundial de fútbol. Una cadena de televisión dominaba lo que el país sabía. No había espacio para estas historias que hoy ya podemos parcialmente “gritar” y contar.

Si le voy a hablar de Abraham, de Lorena y de Gaby, debo hablarle primero de estos jugadores que sin ningún apoyo lograron mucho. Ahora no ha cambiado mucho la situación, solo que el hambre por sobresalir es mayor y el talento ha rebasado todos los limites. Por primera vez en la historia tenemos a cuatro jugadores con tarjeta completa. Lea de nuevo la frase señor presidente y honestamente dígame si la entendió. No. No. No hablo de tarjeta de bonos, del adulto mayor, de las rosas que regalaron en ciertos estados del país, no hablo de las tarjetas de crédito que “líderes sindicales” utilizan sin vergüenza en el extranjero. Hablo del PGA Tour. Abraham, Bobby, “Camarón” y Carlos caminarán juntos toda la temporada y eso nos hará más fuertes. Tome nota y usted también rodéese de gente que tenga los mismos sueños que usted (mientras no sea saquear al país).

Estos jugadores llegaron por diferentes caminos al máximo escenario de golf en el mundo, pero compartiendo algo: disciplina total, y más que esperanza, trabajo. Arduo, silencioso y paciente.

Por cierto, si quiere sensibilizarse y “armar” una política migratoria exitosa, llame al “Camarón”, que seguro tendrá algo que contarle, aprenderá mucho y se dará cuenta que el espíritu del mexicano lo supera todo.

Usted que fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal (ahora CDMX) y que le gusta tanto esa zona de la ciudad, hay una chica que acaba de hacer historia. Allá del sur, Gaby forjó sus sueños y valores entre bastones y trajes. Emigró a Estados Unidos para estudiar una carrera y ser partícipe del mejor sistema colegial en el mundo (tome nota). Claro, lo hizo después de representar exitosamente a México a nivel internacional. Con gran orgullo.

A usted que le gusta tanto las tradiciones de nuestros pueblos, hay una atleta que fue la número 1 del mundo por muchas semanas consecutivas, ganando campeonatos mayores y siendo un ejemplo de tenacidad, sacrificios y buen ejemplo desde que tenia 5 años. De Guadalajara, Lorena Ochoa. Lea su libro, platique con ella, empápese de su grandeza.

Platique en una oportunidad con Esteban. Lo encuentra o jugando la gira de profesionales más importantes en el mundo de mayores de 50 años, o en su tierra, en Mexicali (donde tiene su fundación). Cachanilla, como todos los de allá, recurrió a una buena obra que hizo su padrino americano y con un sueño bajo el brazo y no mucho más, se fue para volver y competir por México a nivel internacional. Abrió brecha y el gremio entero se lo agradece. ¡Llámele!

Si los hombres han visto dificultades para conseguir apoyos o desarrollarse por medio de estructuras o programas gubernamentales (siempre la iniciativa privada ha entrado “al quite”), imagínese las mujeres. Como en muchos deportes (y yo sin entenderlo todavía), el mercado comercial de las mujeres es más difícil, por lo que los patrocinios llegan de manera más lenta. IGPM. Recuerde esas siglas y pídale a su equipo que le busquen su historia. Iniciativa privada -del gobierno en ocasiones- pero sobre todo el tiempo, tesón y visión de un grupo de mujeres que han formado una familia para cobijar a nuestras jugadoras en su camino al mundo profesional. Sin ellas la historia de Gaby y de muchas otras sería muy distinta, quizás sin tantos logros. Documéntese.

Déjeme seguir con dos extraordinarias noticias: la primera, estos ejemplos de jugadores de élite son sólo la punta del iceberg, pues detrás de ellos hay toda una generación impulsada por el ejemplo que hoy sueña y compite en sus diferentes edades pensando en representar a México en un futuro. Desde Tijuana hasta Cancún, pasando por su Tabasco y Campeche, Veracruz, Nuevo León y la CDMX, todo el territorio nacional está plagado de niños, niñas y jóvenes que, además de impulsar a que su tiempo lo inviertan en deporte, tienen la ilusión de algún día llegar a ser los número 1 del planeta. Es posible.

Mayakoba Golf Classic y el WGC Mexico Championship. Dos eventos que ponen muy en alto el nombre de México y que, sin decir que NO reciben apoyo gubernamental, sí diría que esos debieran ser solo dos ejemplos / estructuras para formar una serie de eventos colegiales que generen jugadores y competencia sana a través de los meses, años, de manera sostenida. Apostarle al deporte es un buen negocio.

No puede ser que para el deporte no se destine ni el 0.10 por ciento del presupuesto federal. Es una vergüenza total y algo que habla muy claramente de lo que es prioritario y lo que no es, en nuestra realidad. ¿Queremos gente de bien pero no invertimos en deporte? Es como querer gente que analice problemas complejos e invente productos, pero no invertimos en investigación, ciencia y desarrollo. Algo anda mal.

Usted tiene la oportunidad de reorientar, junto con las autoridades deportivas actuales, los recursos y los esfuerzos. La Federación Mexicana de Golf ha hecho una extraordinaria labor en brindar a sus jugadores de alto rendimiento todas las facilidades para competir por México y prepararse de la mejor manera posible, a través de MexGolf. Los recursos llegan a cuentagotas, a regañadientes. No podemos coartar el desarrollo de nuestros golfistas año tras año, sexenio tras sexenio. Tengamos una visión de país a largo plazo. Con todo lo que ello implique.

Llámeles a las personas indicadas para preguntar cómo lo hicieron. En Latinoamérica, digo. Paraguay, Argentina, Colombia, Chile. Grandes ejemplos actuales de cómo llevar este deporte, utilizarlo como medio para la cohesión social y de paso dar alegrías a un pueblo entero.

No olvide a estos guerreros de los que le he hablado, señor presidente, y a todas las estructuras que derivan de este deporte. Hay sueños, ilusión, esfuerzo y dedicación (algo que le ha faltado a la mayoría de los políticos) en sus historias. Hay futuro, hay éxitos, hay una imagen positiva de nuestro país posible… eso si aseguramos que el dinero llegue de la forma y a las manos correctas.

No nos falle. Que nosotros, como medios de comunicación y ellos (atletas), no lo haremos.

Se lo digo… (decimos)… con todo respeto.

Archivos de columnas de Fernando Garza.

redes sociales