1 º
Austin, Cook

-21

2 º
J.J., Spaun

-17

3 º
Brian, Gay

-16

4T º
Andrew, Landry

-14

4T º
Brian, Harman

-14

4T º
Chris, Kirk

-14

4T º
Kevin, Kisner

-14

8T º
Benjamin, Silverman

-13

8T º
Bud, Cauley

-13

8T º
Vaughn, Taylor

-13

8T º
William, McGirt

-13

8T º
Zach, Johnson

-13

13T º
Aaron, Wise

-12

13T º
Cheng, Tsung pan

-12

13T º
Nicholas, Lindheim

-12

13T º
Ted, Potter Jr.

-12

17T º
David, Hearn

-11

17T º
David, Lingmerth

-11

17T º
Johnson, Wagner

-11

17T º
Kevin, Streelman

-11

17T º
Michael, Thompson

-11

22T º
Ben, Martin

-10

22T º
Brian, Stuard

-10

22T º
Kelly, Kraft

-10

25T º
Blayne, Barber

-9

25T º
Stewart, Cink

-9

25T º
Tom, Hoge

-9

25T º
Tyler, Duncan

-9

29T º
Brandt, Snedeker

-8

29T º
Brice, Garnett

-8

29T º
Hudson, Swafford

-8

29T º
Martin, Flores

-8

29T º
Matt, Kuchar

-8

29T º
Retief, Goosen

-8

29T º
Stephan, Jaeger

-8

29T º
Sung-hoon, Kang

-8

37T º
Chesson, Hadley

-7

37T º
Corey, Conners

-7

37T º
John, Huh

-7

37T º
Josh, Teater

-7

37T º
Kyung, Ju Choi

-7

37T º
Russell, Knox

-7

37T º
Ryan, Armour

-7

37T º
Trey, Mullinax

-7

45T º
Hunter, Mahan

-6

45T º
J.J., Henry

-6

45T º
Patton, Kizzire

-6

45T º
Tyrone, Van Aswegen

-6

49T º
Brandon, Harkins

-5

49T º
Chris, Stroud

-5

49T º
Greyson, Sigg

-5

49T º
Joel, Dahmen

-5

49T º
Nate, Lashley

-5

54T º
Brendon, De Jonge

-4

54T º
Henrik, Norlander

-4

54T º
Jim, Herman

-4

54T º
Keith, Mitchell

-4

54T º
Martin, Laird

-4

54T º
Padraig, Harrington

-4

54T º
Troy, Merritt

-4

61T º
Braden, Thornberry

-3

61T º
Fabian, Gomez

-3

61T º
Ken, Duke

-3

61T º
Rob, Oppenheim

-3

61T º
Roberto, Diaz

-3

61T º
Sam, Ryder

-3

67 º
Bubba, Watson

-2

68T º
Scott, Stallings

-1

68T º
Xin-Jun, Zhang

-1

70T º
Beau, Hossler

0

70T º
Bronson, Burgoon

0

70T º
Cameron, Percy

0

73 º
Jonathan, Randolph

2

155T º
Luke, Donald

0

155T º
Meen, Whee Kim

0

LPGA Tour

PGA Tour

El golf es duro

Febrero 4, 2017, 8:05 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Gran parte de la gente piensa que el golf no es un deporte que puede desgastar mucho física como psicológicamente. En general lo suelen comparar con deportes donde la durabilidad de un atleta al más alto nivel es corta (futbolistas, nadadores, tenistas, corredores, etcétera).

Sin embargo, cuando sigues a un golfista de cerca y dentro de su entorno te das cuenta que esa premisa es errónea. De hecho, un (buen) profesional del golf actualmente trabaja con énfasis en los tres elementos vitales para rendir: la mente, el físico y después la técnica.

Y viendo las noticias de los últimos días, tenemos casos evidentes de lo que provoca el desgaste físico y/o mental en el golf. Por eso es que comenzaré hablando de Tiger Woods y su retiro del Omega Dubai Desert Classic.

Las cirugías, los dolores, la exigencia, los medios, los seguidores, entre otras tantas cosas, han hecho de Tiger un jugador que poco a poco se torna endeble ante el golf. Su anunciado regreso muestra a un profesional que se declara “listo” y con “mayor paciencia”, pero que por desgracia no ha logrado conectarse con lo que dicta su realidad.

Vemos a un Woods que no se siente seguro de su físico y que reconoce no poseer la pegada que tiene Dustin Johnson. Aún así también habla de que quiere ganar torneos desde ya (no lo culpo), cuando para ser sinceros un corte superado es un gran resultado para él en la actualidad.

Este tipo de preceptos que comienza a mostrar sobre su propio juego denota a un Tiger dudoso no precisamente de sus capacidades, sino que del rendimiento de su propio cuerpo. Además, las veces que ha jugado bien en el último tiempo han sido en rondas de práctica. Cómo él dice, “un profesional necesita jugar torneos de verdad, no todo el tiempo con tus amigos”.

¿Qué viene para Tiger? La verdad es que nadie lo sabe. Lo peor es que pienso que él tampoco lo sabe, en especial tras su corte fallado en Torrey Pines y su retiro en Dubai.

Así como Tiger, el legendario Fred Couples es otro que ha debido enfrentar molestias en la espalda y otras partes del cuerpo. Afortunadamente, este campeón de 57 años ha sabido manejar su físico con pocos torneos al año, además de poseer una técnica que lo ayuda a seguir competitivo.

Aún poseedor del swing más bello que personalmente he visto, su condición física ya no es lo de antes. De hecho, su espalda le cobró factura con ocho meses de ausencia durante 2016, lo que demuestra que el golf no perdona ni a los que juegan de la forma más fluida posible.

Couples ha tenido una carrera de Salón de la Fama, con 15 victorias en el PGA Tour y 53 Top 10 en el PGA Tour Champions que demuestran que la constancia y disciplina son ingredientes fundamentales para llegar a obtener un buen resultado. Eso a pesar de que sumó tres años sin resultados consistentes o importantes debido a las lesiones.

Si bien “Boom Boom” parece estar encontrando su juego, lo de Woods es más preocupante. De todos modos, creo que todavía más peligroso puede ser otro tipo de desgaste: el mental.

—————————————————————————————————————————————-

No puedo dejar de mencionar a Victoria Tanco, ex golfista prodigio de Argentina cuya carrera comenzó desde los seis años. Ella es una jugadora que pasó por una transición mental interesante, ya que toda su vida la dedicó al golf.

“Mi vida solamente giraba alrededor de un buen tiro, un mal golpe, todas mis emociones estaban destinadas a esta parte de mi vida”, dijo recientemente la joven de 22 años explicando su retiro de la actividad. Luego de un largo tiempo de incertidumbre y perfeccionismo, Victoria es una jugadora que ha buscado una parte más espiritual en su vida, la cual le ha permitido estabilizarse un poco más.

Mucho se habló de la excesiva presión que ejerció su padre, lo que provocó que Victoria se “desinflara” golfísticamente. Si bien es un factor importante, quizá fue la misma naturaleza solitaria del golf la que gatilló su necesidad de sentirse cerca de algo o alguien. Por eso encontró a Jesús.

¿Perdimos una potencial campeona a nivel mundial? Probablemente. Pero así es este deporte y así es la vida. Es difícil de negar que la solución a muchas cosas de la vida no se puede encontrar en 18 hoyos.

Otro jugador que tuvo que enfrentarse a ese “duelo” mental fue David Duval, un diamante de este maravilloso deporte. Aquel jugador que en su momento era una gran amenaza para el mismo Tiger, hoy es un golfista que solo quedó en la memoria de los fanáticos y también en algunas de las páginas importantes de la historia del golf.

El declive de Duval comenzó luego de ganar el Open Championship 2001, triunfo que en lugar de motivarlo lo llevó a sentir un vacío en su vida. El golf no era lo mismo, el físico tampoco acompañaba y su naturaleza introvertida y tímida lo tenían desencajado en un deporte donde existe mucha exposición (en especial si eres el número uno del mundo como fue su caso).

Y no es de extrañarse el disfraz de “chico rudo y serio” que Duval mostró en la cancha. Ese siempre fue su escudo protector ante el mundo, pues desde pequeño sufrió uno de las peores vivencias que cualquier ser humano puede experimentar: la muerte de un hermano. Por eso pudo encontrar en el golf una fuga emocional, hasta que esta actividad comenzó a representar una carga aún mayor.

Para muchos el golf es un deporte que relaja y que te permite salir del estrés diario. Sin embargo, cuando uno se dedica profesionalmente a esta actividad, el desgaste físico y mental puede ser igual o mayor que en otros deportes que son vistos como más demandantes.

El golf es lindo. Pero también es duro.

Archivos columnas de Nina Iniestra.

redes sociales