1 º
Paul, Casey

-12

2T º
Kevin, Kisner

-10

2T º
Xander, Schauffele

-10

4T º
Brooks, Koepka

-7

4T º
Justin, Thomas

-7

4T º
Patrick, Reed

-7

7T º
Jason, Day

-6

7T º
Jon, Rahm

-6

9T º
Gary, Woodland

-5

9T º
Justin, Rose

-5

9T º
Russell, Henley

-5

9T º
Webb, Simpson

-5

13T º
Dustin, Hunter Johnson

-4

13T º
Jordan, Spieth

-4

15T º
Kyle, Stanley

-3

15T º
Matt, Kuchar

-3

15T º
Sergio, Garcia

-3

15T º
Tony, Finau

-3

19T º
Daniel, Berger

-2

19T º
Jason, Dufner

-2

19T º
Pat, Perez

-2

22T º
Adam, Hadwin

1

22T º
Marc, Leishman

1

22T º
Patrick, Cantlay

1

25 º
Brian, Harman

3

26T º
Hideki, Matsuyama

6

26T º
Jhonattan, Vegas

6

28T º
Charley, Hoffman

7

28T º
Rickie, Fowler

7

30 º
Kevin, Chappell

10

Noticias

Varios

Donald Trump en el mundo del golf: Un impacto más negativo que positivo

Marzo 2, 2016, 11:55 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Con el pretexto del comienzo del WGC-Cadillac Championship, que como ya sabemos se llevará a cabo en el Trump National Doral Resort en Miami y contará con la presencia de Emiliano Grillo y Fabián Gómez, aprovecho esta nueva columna para hablar sobre uno de los personajes más polémicos en el mundo del golf, de los negocios, y de la política: el multimillonario Donald Trump, actual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Primero, y a mi forma de pensar, no puede ser que un deporte tan hermoso como el golf no pueda librarse del entorno y los intereses políticos. Y es que el hecho de que un torneo de tanta importancia se realice en una cancha de Donald Trump, ha despertado la curiosidad y ciertos cuestionamientos de la afición y de los especialistas del golf.

¿Es Trump un elemento positivo en el golf?

En primera instancia (y tratando de ser lo más neutra posible), Trump es conocido por ser un genio de los negocios, siendo parte de sus principales fuentes de poder los bienes raíces y sus inversiones en lujosos campos de golf como Doral, Turnberry, entre otros. Dado a esto y a la facilidad económica que resulta para un empresario como él invertir en eventos de esta índole, es que desde hace un buen tiempo el PGA Tour ha realizado campeonatos en sus campos. Sin embargo, pareciera que Doral ha sido una experiencia un tanto más molesta luego de sus polémicos dichos racistas en contra de los inmigrantes mexicanos.

A pesar de la belleza de diseño que poseen “sus” campos de golf, Trump ya se ha metido en problemas con directivos del LPGA Tour y PGA Tour debido a sus desafortunadas declaraciones. De hecho, Mike Whan (comisionado del LPGA Tour) dijo el año pasado que prefería sacar a Turnberry de la rotación del Women’s British Open, algo que finalmente no ocurrió.

Y es que han sido distintas ocasiones en las que el señor Trump no se toca el corazón para interrumpir torneos. ¿Ejemplos? Cruzarse por la cancha mientras jugadoras como Karrie Webb están tirando, arrancar su helicóptero mientras pega un tiro Rory McIlroy o hacer toda la faramalla posible para que todos (absolutamente todos) se enteren de su presencia en un evento.

Pero esa es la razón menos importante. El motivo por el cual el impacto de Trump ha sido más negativo que positivo es por las declaraciones polémicas que en el último año ha realizado con el afán de ganarse más seguidores para su campaña política como candidato presidencial. Y aunque para muchos no tienen nada que ver sus tejes políticos con sus campos de golf, yo creo que su errático comportamiento sí afecta a nuestro querido deporte.

Sin lugar a dudas es bastante respetable la pasión que él posee por este deporte. Sin embargo, la contradicción más grande que existe es el hecho de que uno de los motivos que mueven al PGA Tour y LPGA Tour es mezclar culturas y fomentar la convivencia racial, por eso son circuitos INTERNACIONALES. Y al tener un inversionista cuyo pensamiento principal es “racista” (lo ha demostrado en cada ocasión que abre la boca), sobre todo en contra de los latinoamericanos, va opuesto total y absolutamente a lo que el PGA y el LPGA Tour tratan de incentivar.

Los organizadores WGC-Cadillac Championship están avisados que Trump hará su aparición el domingo, y que el helipuerto estará listo para su llegada…es decir, ojalá no llegue justo para el último putt del hoyo 18, aunque no sería de extrañarse si justamente eso sucede.

Ahora, por el lado positivo, el hecho de que invierta en canchas de golf hace que se faciliten más torneos de índole profesional. Hay que reconocer que las mejorías realizadas en muchos de sus campos son impresionantes, ganándose la candidatura a recibir torneos importantes a nivel profesional y amateur.

Es por eso que no debemos de estar tan molestos con la asociación que existe entre el PGA Tour y Donald Trump. El tour se encuentra en una situación difícil con contratos que se deben cumplir, mientras torneos como el WGC-Cadillac Championship se potencian.

“Continuamos con nuestro pensamiento anterior y el pensamiento de otras organizaciones del golf. Para nosotros, los comentarios de Trump van en contra de nuestro compromiso de hacer de este deporte una actividad inclusiva entre naciones, además de rodear al golf de un ambiente de apertura”, afirmó el PGA Tour en un comunicado luego de las declaraciones del multimillonario estadounidense contra los inmigrantes mexicanos en 2015.

Espero que Trump por una parte siga realizando mejoras a las canchas y construyendo más campos de golf (positivo). Pero también espero que la congruencia de ambos circuitos sea tan real que no permitan que alguien cuyo enfoque está en incentivar el racismo siga firmando contratos por torneos.

Es decir, es hora que el impacto mediático que posee en el golf el actual candidato a la presidencia de Estados Unidos se vaya apagando lentamente.

Archivos columnas de Nina Iniestra

redes sociales