1 º
Jon, Rahm

-20

2 º
Tony, Finau

-16

3 º
Justin, Rose

-15

4 º
Henrik, Stenson

-14

5T º
Patrick, Cantlay

-13

5T º
Rickie, Fowler

-13

7 º
Dustin, Johnson

-12

8T º
Alex, Noren

-11

8T º
Gary, Woodland

-11

8T º
Xander, Schauffele

-11

11 º
Patrick, Reed

-10

12T º
Bryson, DeChambeau

-8

12T º
Bubba, Watson

-8

12T º
Justin, Thomas

-8

15 º
Keegan, Bradley

-6

16 º
Jason, Day

-5

17 º
Tiger, Woods

-1

18 º
Hideki, Matsuyama

0

European Tour

Noticias

Fernández-Castaño y descalificación de García: “Hablé con Sergio y le dije que lo que había hecho era inaceptable”

Febrero 4, 2019, 11:59 pm

“A veces pierdes la cabeza y luego te das cuenta de lo que has hecho”, dijo Sergio García este fin de semana en Arabia Saudita. Esas palabras llegaban horas después de haber sido descalificado del Saudi International, torneo del European Tour en el que protagonizó una situación extraña en el golf. Su enojo fue tal que lo pagó con los greens de la cancha, dañándolos y perjudicando a los golfistas que venían detrás de él.

En los capítulos que llevaron a esa descalificación sin precedentes en el primer torneo de la historia del European Tour en Arabia Saudita aparecen varios personajes españoles, desde los caddies que llamaron a los oficiales de reglas para quejarse del daño en el campo hasta el árbitro que tomó las fotos de los daños, pasando por los jugadores que regañaron al ganador del Masters 2017.

Jorge Campillo y su caddie Borja Simó, que estaban jugando dos grupos por detrás de García y el italiano Renato Paratore, llamaron a los oficiales de reglas cuando constataron el daño aparentemente intencional en varios greenes. “Sabíamos que nos podía perjudicar tanto a nosotros como a los compañeros que venían por detrás”, dijo Simó. “A todos nos puede pasar una vez, pero varias veces no es normal”, agregó Campillo.

A los pocos minutos, el árbitro español Federico Páez revisó los daños, tomó fotos de varios greens y puso en marcha las deliberaciones que condujeron a la primera aplicación de la corta historia de la nueva Regla 1.2a, que abarca la mala conducta grave, y su interpretación, que incluye entre los ejemplos específicos “causar deliberadamente daño a un green“.

Pero la decisión no fue inmediata y se postergó hasta casi la conclusión de la tercera ronda. Mientras tanto, el caddie español Javier Erviti, que llevaba la bolsa de Paratore, fue testigo directo del desahogo de la frustración de Sergio García.

“Estamos acostumbrados al carácter porque somos latinos, pero nos dio la sensación de que era un enojo demasiado exagerado”, dijo Erviti, que andaba más pendiente de su jugador, aunque vio una marca de arrastre en el green del hoyo 5 y empezó sentirse mal por su colega Víctor García, el hermano y caddie de Sergio.

Al final de la ronda, David Phillips, el director del torneo, armado con una tableta electrónica, esperaba a García al lado del lugar donde se entregan las tarjetas de resultados. Revisaron las fotos y entablaron una conversación para determinar los hechos y la posible sanción. A continuación llegó Gonzalo Fernández-Castaño, que venía cinco grupos detrás y sospechaba que García había causado los daños.

“Al terminar, lo primero que hice fue buscar a Sergio y hablar con él y decirle que lo que había hecho era inaceptable. Se lo dije porque es un buen amigo y los amigos tienen que estar ahí para dar consejo y ayudar en malos momentos”, dijo el madrileño, que aconsejó a su compatriota que pidiera disculpas y asumiera la responsabilidad.

Y finalmente, las reuniones y las deliberaciones con el European Tour culminaron en una declaración oficial de García: “Respeto la decisión de mi descalificación. Como fruto de las frustración he dañado un par de greens y pido disculpas por ello. He informado a mis compañeros de que nunca más volverá a ocurrir”.

Dos horas más tarde, sentados en la habitación del hotel, un Sergio García más calmado reflejó sobre su conducta. “Lo de esta semana no es algo que me enorgullezca. Todos somos humanos y todos cometemos errores, lo importante es intentar aprender de ellos. El error es no aprender de los errores”, dijo el golfista castellonense antes de transmitir sus disculpas y despedirse de sus anfitriones, los responsables de la Federación Saudí de Golf.

Sus compatriotas ya habían aceptado sus disculpas. “Dentro de lo que cabe, Sergio estuvo a la altura, se disculpó y asumió su castigo”, dijo Fernández-Castaño. “No supo controlar su temperamento, lo descalificaron, aceptó la multa y pidió disculpas. Creo que ha hecho lo adecuado al final”, resumió Campillo.

Y el European Tour solo quiere cerrar el caso. “El incidente se acabó. Nos hemos ocupado del tema. Sergio ha pedido disculpas a los jugadores y es hora de seguir adelante”, dijo Keith Pelley, director ejecutivo del circuito, que ya ha tenido que lidiar con la controversia en torno a la celebración de un torneo en un país bajo la lupa. (EFE)

redes sociales