1T º
Adam, Hadwin

0

1T º
Brian, Harman

0

1T º
Brooks, Koepka

0

1T º
Charley, Hoffman

0

1T º
Daniel, Berger

0

1T º
Dustin, Hunter Johnson

0

1T º
Gary, Woodland

0

1T º
Hideki, Matsuyama

0

1T º
Jason, Day

0

1T º
Jason, Dufner

0

1T º
Jhonattan, Vegas

0

1T º
Jon, Rahm

0

1T º
Jordan, Spieth

0

1T º
Justin, Rose

0

1T º
Justin, Thomas

0

1T º
Kevin, Chappell

0

1T º
Kevin, Kisner

0

1T º
Kyle, Stanley

0

1T º
Marc, Leishman

0

1T º
Matt, Kuchar

0

1T º
Pat, Perez

0

1T º
Patrick, Cantlay

0

1T º
Patrick, Reed

0

1T º
Paul, Casey

0

1T º
Rickie, Fowler

0

1T º
Russell, Henley

0

1T º
Sergio, Garcia

0

1T º
Tony, Finau

0

1T º
Webb, Simpson

0

1T º
Xander, Schauffele

0

Noticias

PGA Tour

No todo cambio es para mejor

Abril 20, 2016, 11:44 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Existe una frase muy cierta que se ocupa en nuestro deporte. Dicha frase dice así: “En el golf, lo que te acomode”.

Esta frase hace alusión precisamente al equipo de palos que puedes tener, a las decisiones que van más acorde a tu juego, al caddie, al swing e inclusive a la estrategia que deseas emplear en el campo. Sin embargo, hay ocasiones en que cambiar alguno de los aspectos mencionados anteriormente puede levantar tu juego o deshacerlo completamente.

¿Por qué comienzo así la columna? Simplemente para hablar sobre la decisión de Carlos Ortiz de sustituir unos bastones por otros (crisis que en menor medida vive Fabrizio Zanotti en Europa) después del cambio de año. Además, siempre es bueno tomar en cuenta los consejos y la opinión al respecto de la mejor jugadora latinoamericana que ha existido: la mexicana Lorena Ochoa.

Hace pocos días, en Golf Channel Latin America publicamos un artículo donde Lorena Ochoa (en entrevista con cancha.com) habló sobre la radical decisión tomada por Carlos de cambiar sus palos PING por unos TaylorMade para la campaña 2016 (excepto sus hierros modelo S55). Y es que Ortiz, uno de los novatos emergentes durante la temporada pasada del PGA Tour, ha sufrido notorios – y perjudiciales- cambios en su juego largo.

El declive ha sido excesivamente notorio. Revisando sus números, Ortiz ha fallado el 70 por ciento (7 de 10) de cortes en los torneos en los que ha participado tras el cambio de año y además viene encontrando menos fairways y greens, números bastante malos para el talentoso mexicano. Ante esto, Ochoa declaró acertadamente:“ Lo delicado es cambiar de marca de palos. Si estás dentro de la misma marca no importa, ya que haciendo un ajuste se arregla o puedes quedarte con el modelo anterior” afirmó.

A mi parecer, Lorena tiene toda la razón, ya que no todo cambio es para mejor. Solo en caso de una crisis extrema, lo menos que se debe de hacer es modificar o cambiar de palos, en especial cuando cada año es una lucha intensa por retener la tarjeta. Soy más partidaria de la teoría que indica que los cambios deben hacerse de forma gradual, puesto que la diferencia tecnológica entre unos palos y otros puede ser tan impactante que ocasione problemáticas en el juego.

Pero, ¿qué tiene de importante esta decisión de Ortíz? La respuesta es tan sencilla como alarmante: a diferencia de un Emiliano Grillo o un Fabián Gómez, el mexicano no tiene su tarjeta asegurada para el PGA Tour 2016-2017.

“Ojalá que su ajuste sea lo más rápido posible y que pronto pueda tener y sentir confianza en su driver para que pueda jugar bien”, agrega Ochoa. Y claro, ya no hay vuelta atrás en la decisión de Carlos. Es que los contratos se cumplen, aunque los resultados no lleguen.

Hemos visto jugadores que de un día a otro cambian de marca o de swing y sus resultados decaen. Y cuando los factores físicos no rinden frutos, es la cabeza del golfista la que sufre antes de retomar hábitos negativos.

Aún queda camino para decidir qué resultado tendrá la decisión de cambiar de palos por parte de Ortiz, quien desde este jueves en el Valero Texas Open tiene la opción de demostrar que puede volver a ser el mismo de 2014 y 2015. También jugarán dicho torneo su compatriota Abraham Ancer, los argentinos Andrés Romero y Miguel Angel Carballo, el brasileño Lucas Lee, el colombiano Camilo Villegas y el venezolano Jhonattan Vegas.

Sin embargo, los ojos de los seguidores del golf latinoamericano y mexicano seguramente estarán centrados en Ortiz esta semana en Texas. Esperemos que sea el comienzo de una nueva etapa junto a TaylorMade, es decir, una etapa del renacimiento de su golf.

El talento está, independiente de los palos.

Archivos columnas de Nina Iniestra

redes sociales