1 º
Steve, Stricker

-26

2 º
Shane, Lowry

-24

3 º
Pat, Perez

-22

4T º
Brendan, Steele

-21

4T º
Gary, Woodland

-21

4T º
Nicholas, Thompson

-21

7 º
Tom, Watson

-19

8 º
Dustin, Hunter Johnson

-18

9T º
Kyle, Stanley

-17

9T º
Matt, Kuchar

-17

11 º
Kevin, Kisner

-16

12 º
Billy, Horschel

-15

Noticias

PGA Tour Latinoamérica

Previa: Jockey Club recibe a un VISA Open de Argentina que vuelve a otorgar el ansiado boleto a The Open

Noviembre 15, 2017, 5:35 pm

El 112º VISA Open de Argentina presentado por Macro, el torneo más antiguo que se juega en América Latina, es el centro de atención esta semana desde una sede igualmente emblemática: la Cancha Colorada del Jockey Club. El prestigioso trazado que diseñó Alister Mackenzie en 1930 recibió este Abierto apenas un año después y esta semana lo alberga por decimosexta ocasión.

“Es una cancha donde siempre se debería jugar el Abierto”, dijo Angel Cabrera, quien ganó su primero de tres títulos en esta sede en 2001. Aunque no llega en un buen momento, el campeón del US Open de 2007 y el Masters de 2009 es el gran referente local y será una de las figuras a observar en el field de 144 jugadores de 16 países que lo disputan este año.

El 112º VISA Open de Argentina es el penúltimo torneo de 2017 en el PGA TOUR Latinoamérica, pero el último de field completo. Al Shell Championship que cerrará la temporada dentro de dos semanas en Miami, solo tendrán acceso quienes terminen esta semana en el Top 60 de la Orden de Mérito del circuito que este año impone un récord de 15 países sede en su calendario.

En la lucha por este prestigioso título también se definirá al receptor de una exención para el Open Championship 2018 en Carnoustie y al ganador del Zurich Argentina Swing, del cual esta es la cuarta y última etapa.

“Este es uno de los pocos torneos que no he ganado en Argentina. Es algo que me encantaría, especialmente este año porque me lanzaría nuevamente a jugar el British en una cancha a la que no sé si le tengo un gran aprecio o un gran odio. Me gustaría volver a Carnoustie después de 10-11 años”, dijo Andrés Romero, quien alcanzó notoriedad en el Open Championship de 2007, un evento que lideraba por dos tiros antes de cerrar con doble-bogey al 17 y bogey al 18 para ser tercero, un golpe fuera del desempate por el título entre Padraig Harrington y Sergio García.

Como el único major que ganó el Maestro Roberto de Vicenzo en 1967, The Open Championship tiene un lugar especial en el corazón de los argentinos. A De Vicenzo, fallecido el pasado 1 de junio a la edad de 94 años, se le rinde tributo esta semana en el campo ubicado en Buenos Aires.

“De Vicenzo fue el que marcó el camino, el gran Maestro, el mejor de todos”, afirmó Cabrera. “No tuve la suerte de competir con él, pero a todo lugar donde fui en Europa me hablaban de sus victorias. A todo lado al que iba ganaba; ganaba siempre”.

En honor a De Vicenzo, la Asociación Argentina de Golf (AAG) tiñó de negro el logo oficial del campeonato. Su fotografía, sosteniendo la copa que levantó en nueve ocasiones entre 1944 y 1974, sobresale en los afiches oficiales que anuncian el campeonato por todo Buenos Aires.

Entre otras actividades organizadas en memoria del Maestro, el Museo del Golf Roberto De Vicenzo exhibe aquí algunos de sus trofeos, fotografías y artículos para recorrer una brillante carrera que incluyó 231 victorias.

De Vicenzo dejó su huella en una gran cantidad de eventos celebrados en el Jockey Club, incluida la Copa Mundial de Golf de 1970, en la cual fue campeón individual.

Pese a contar con una extensión de solo 6.866 yardas, este Par-70 ha sobrevivido el paso del tiempo y una vez más se anticipa como un gran examen de golf para quienes aspiran al título.

En la planicie de San Isidro, 25 kilómetros al norte del centro de Buenos Aires, Alister Mackenzie se esmeró en darle complejidad al campo con el diseño de sus greens. “Con las ondulaciones (creadas) ahora tiene una gran semejanza, no solo en apariencia, sino en el carácter de su golf, con la Old Course en St. Andrews, más que cualquier otro campo tierra adentro con el que estoy familiarizado”, escribió Mackenzie en su libro ‘The Spirit of St. Andrews’ – El Espíritu de St. Andrews.

La última vez que el VISA Open de Argentina se jugó aquí, hace solo dos años, el score ganador fue de 11-bajo par y el promedio de golpes fue de 71.76 (+1.76).

“Es un campo fantástico”, aseguró el estadounidense Charlie Saxon. “Alister Mackenzie es uno de los mejores diseñadores de campos de golf de todos los tiempos y la complexión de los greens que dejó aquí es increíble”.

Aquel que resulte ganador deberá pegar bien desde el tee y estar fino en el juego corto. En sus tiros a green los jugadores deberán elegir muy bien donde colocar le pelota para evitar meterse en aprietos, algo que resulta fácil en un campo que muchos califican como peligroso.

“El lunes hice un 59 en la ronda de práctica”, dijo Saxon. “Aunque debo admitir que todas las banderas estaban al medio del green y el ‘set-up’ de ese día estaba bastante fácil. Fue uno de esos días en los que todo le sale a uno; no me molestaría una ronda así entre el jueves y el domingo, pero trataremos de jugar bien y ver qué pasa”.

Saxon es uno de 11 campeones de la temporada 2017 del PGA TOUR Latinoamérica presentes aquí esta semana. Entre estos sobresale el argentino Julián Etulain, quien llega como líder del Zurich Argentina Swing tras ganar el NEC Argentina Classic el domingo pasado.

“El Zurich Argentina Swing es un incentivo y claramente todo lo que hay para ganar me gustaría ganarlo”, dijo Etulain, quien inicia la etapa final de esta competición con una ventaja de apenas 755 dólares sobre su compatriota Nelson Ledesma, quien se ubica segundo.

Con una bonificación de 10 mil dólares en juego en el Zurich Argentina Swing, todos los jugadores están además involucrados en una carrera por sumar birdies en el hoyo 18 en pro de un fondo de becas para estudiantes universitarios. Por cada uno de esos birdies, Zurich Argentina está donando 600 pesos argentinos a la Fundación Futuros Profesionales Integrar. Con 296 birdies y águilas acumulados en los primeros tres torneos del swing, el monto a donar inicia la semana en 177,600 pesos. (Foto: Enrique Berardi/PGA Tour)

redes sociales