1T º
Justin, Rose

-7

1T º
Tiger, Woods

-7

3 º
Rory, McIlroy

-5

4T º
Billy, Horschel

-4

4T º
Jon, Rahm

-4

6T º
Gary, Woodland

-3

6T º
Jason, Day

-3

6T º
Justin, Thomas

-3

6T º
Kyle, Stanley

-3

6T º
Rickie, Fowler

-3

6T º
Webb, Simpson

-3

6T º
Xander, Schauffele

-3

13T º
Paul, Casey

-2

13T º
Tommy, Fleetwood

-2

13T º
Tony, Finau

-2

16T º
Aaron, Wise

-1

16T º
Dustin, Johnson

-1

16T º
Hideki, Matsuyama

-1

16T º
Patrick, Cantlay

-1

20T º
Kevin, Na

0

20T º
Marc, Leishman

0

22 º
Bubba, Watson

1

23 º
Patton, Kizzire

2

24T º
Bryson, DeChambeau

3

24T º
Cameron, Smith

3

26T º
Brooks, Koepka

4

26T º
Francesco, Molinari

4

28 º
Phil, Mickelson

5

29 º
Patrick, Reed

6

30 º
Keegan, Bradley

7

Noticias

US Open

Un águila para Dustin y un doble-bogey para la USGA

Junio 21, 2016, 11:36 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Como lo hemos comentado en distintas y variadas ocasiones, los deportes para funcionar necesitan reglas.

Y si hablamos de reglas, el golf es por mucho la disciplina deportiva que más tiene. A mi parecer, posee tantas que a las mismas asociaciones (como la USGA), jugadores, expertos y demás profesionales ligados al golf se les olvidan. O, en otros casos, no las conocen de forma precisa.

Un ejemplo es la polémica que de nueva cuenta rodea a Dustin Johnson, al igual que en el PGA Championship 2010.  ¿Fue justa la penalidad de un golpe que la USGA le impuso a Johnson?

Como ya bien sabemos, durante el US Open en Oakmont, Dustin se apalancó de su impresionante distancia y de su actual precisión en los fairways para finalmente ganar su primer major. ¡Muy merecido!

Pero por supuesto que también ocurrió el ahora famoso incidente en el green del Hoyo 5: la bola de DJ se movió un poco, Dustin lo notó, llamó a un oficial de reglas y luego embocó su putt en una situación que ya parecía resuelta en ese mismo momento.

A mi parecer, el golfista de Carolina del Sur no tuvo nada que ver en el movimiento de la pelota, hecho que se explica por la velocidad que tenían los greens de Oakmont y por el viento. Sin embargo, la USGA consideró que DJ había sido el responsable y, tal como la regla lo indica, se le tenía que penalizar con un golpe.

Ahora, el cuestionamiento puede ser: ¿por qué la polémica, si la USGA “siguió” las reglas? La respuesta a eso la dividiría en dos razones:

1- La penalidad misma: Como dije antes, para mí no debió ser penalizado. Cuando Dustin apoyó el palo en un búnker en el hoyo final del PGA Championship 2010 no había nada que discutir, ya que la evidencia era irrefutable. Pero en cuanto a lo que sucedió el domingo, la USGA solo se bajó en suposiciones.

2- A pesar de que no influyó en el resultado final, la forma en que la USGA manejó las cosas fue incorrecta y desordenada. Quizá diría que hasta improvisada.

Debieron mandar un oficial para que le avisara a Dustin en el hoyo 6 o 7 que tenía una penalidad o que no la tendría. Pero al final enviaron a otro empleado para decir que “quizá” sería penalizado si se le aplicaba la Regla 18-2, algo que recién hicieron en el hoyo 12. Impresentable.

Al final, la USGA se hizo responsable por haber creado una confusión durante el epílogo del torneo, aunque se defendieron asegurando que “en las jugadas que pasan por revisión de video, acostumbramos dar a conocer la penalidad al final de la ronda”.

Mike Davis, jefe ejecutivo de la USGA, también admitió este lunes que habían cometido un “bogey” por el manejo de la incidencia de Johnson. Sin embargo, a mi parecer, el error fue como un doble-bogey o peor.

En conclusión, DJ merece todo el crédito del mundo por soportar la presión de la posible penalidad y posteriormente ganar el primer major de su carrera con estilo. Primero de muchos, por supuesto.

Archivos columnas de Nina Iniestra

redes sociales