1 º
Marc, Leishman

-23

2T º
Justin, Rose

-18

2T º
Rickie, Fowler

-18

4 º
Jason, Day

-16

5T º
Jon, Rahm

-15

5T º
Matt, Kuchar

-15

7T º
Jordan, Spieth

-13

7T º
Tony, Finau

-13

9T º
Anirban, Lahiri

-12

9T º
Patrick, Cantlay

-12

9T º
Webb, Simpson

-12

12T º
Brooks, Koepka

-11

12T º
Cameron, Smith

-11

12T º
Chez, Reavie

-11

12T º
Francesco, Molinari

-11

12T º
Kevin, Chappell

-11

12T º
Lucas, Glover

-11

12T º
Pat, Perez

-11

12T º
Sergio, Garcia

-11

20T º
Luke, List

-10

20T º
Philip, Alfred Mickelson

-10

20T º
Ryan, Moore

-10

20T º
Scott, Brown

-10

20T º
Sean, O'Hair

-10

20T º
Xander, Schauffele

-10

20T º
Zach, Johnson

-10

27T º
Bud, Cauley

-9

27T º
Charl, Adriaan Schwartzel

-9

27T º
Charley, Hoffman

-9

27T º
Gary, Woodland

-9

27T º
Keegan, Bradley

-9

27T º
Stewart, Cink

-9

33T º
Bryson, DeChambeau

-8

33T º
Daniel, Berger

-8

33T º
Dustin, Hunter Johnson

-8

33T º
James, Hahn

-8

33T º
Jamie, Lovemark

-8

33T º
Paul, Casey

-8

33T º
Rafael, Cabrera Bello

-8

40T º
Adam, Hadwin

-7

40T º
Brian, Harman

-7

40T º
Hudson, Swafford

-7

40T º
Ian, Poulter

-7

44T º
Brendan, Steele

-6

44T º
Mackenzie, Hughes

-6

44T º
Martin, Laird

-6

47T º
Hideki, Matsuyama

-5

47T º
Justin, Thomas

-5

47T º
Kyle, Stanley

-5

47T º
Russell, Henley

-5

51T º
Grayson, Murray

-4

51T º
Henrik, Stenson

-4

53T º
Bill, Haas

-3

53T º
Kevin, Na

-3

53T º
Kevin, Tway

-3

53T º
Robert, Streb

-3

53T º
Sung-hoon, Kang

-3

58T º
Emiliano, Grillo

-2

58T º
Jason, Dufner

-2

58T º
Rory, McIlroy

-2

58T º
Si, Woo Kim

-2

62 º
Billy, Horschel

-1

63T º
Jhonattan, Vegas

0

63T º
Louis, Oosthuizen

0

65 º
Patrick, Reed

1

66 º
Ollie, Schniederjans

2

67T º
Charles, Howell III

3

67T º
Kevin, Kisner

3

69 º
Wesley, Bryan

4

Masters

Noticias

Un Masters que tuvo de todo

Abril 11, 2016, 9:26 pm

Por Nina María Iniestra de la Riva (@Nina_Iniestra)

Como era de esperarse, el Masters 2016 fue un evento repleto de momentos memorables. Algunos fueron amargos, otros graciosos y el resto resultaron conmovedores.

Es un buen reto elegir el mejor (o peor) momento de este Masters, ya que cada día tuvo situaciones relevantes que -como es costumbre- hacen de este torneo uno de los más especiales. Es que la cancha de Augusta National pareciera que fue creada para producir las mejores victorias y las peores derrotas a todo aquel que se atreva a poner un pie en ella.

A continuación, detallaré lo más memorable de la edición número 80 del primer major de la temporada. Un torneo que tuvo de todo:

1- Jordan Spieth y su colapso: Aún estoy impactada por lo que le sucedió a Jordan. Un jugador tan sólido como él extrañamente nos hizo recordar al descalabro sufrido por Greg Norman hace 20 años en Augusta, en una edición donde también fue un inglés (Nick Faldo) quien se benefició de los errores de su rival directo.

Dos bolas al agua envió Spieth en su cuádruple-bogey en el hoyo 12, justo minutos antes de poseer una ventaja de cinco golpes. Lo que le sucedió no solo marcó al golf, sino que también al deporte mundial (basta ver los titulares de diversos medios alrededor del planeta).

Pero no estoy de acuerdo con las excesivas críticas a su juego. Más adelante en la columna me referiré un poco a eso.

2- Sin lugar a dudas, pasaron cosas extrañas en este Masters. Además de lo que sucedió con Spieth, Ernie Els no pudo embocar cinco putts desde menos de un metro en el hoyo 1 durante la primera ronda, mientras Billy Horschel veía desde el green cómo su bola se iba al agua en el Par-5 hoyo 15 debido al viento.

3- Tres argentinos participaron en el Masters y dos de ellos tuvieron una buena semana. Angel Cabrera y Emiliano Grillo mostraron su categoría en situaciones distintas, ya que uno jugaba su décimo séptimo Masters en fila y el otro debutaba.

Sin embargo, Emiliano terminó en la décimo séptima posición (performance que para ser su primer Masters es impresionante), mientras que Cabrera finalizó en el puesto 24° y conquistó su mejor resultado de 2016. De esta manera, la gran esperanza del golf latinoamericano (23 años) y el gran ex campeón en Augusta (46 años) nos ayudaron a sacar una sonrisa.

4- La conmovedora y ovacionada despedida del Masters de Tom Watson el día viernes en el hoyo 18. A pesar de no ser uno de mis personajes favoritos en esta disciplina, hay que reconocer su maravillosa carrera (más en los majors), y todo lo que él ha aportado al golf.

Por sus victorias pasadas en el Masters, Watson tuvo la posibilidad no solo de jugarlo sino que también de despedirse y dar por terminada su participación en Augusta. Tom dijo sabiamente: “no necesito retirarme del golf, me retiro de Augusta porque no puedo contra los chicos. Sin embargo, todavía puedo ganarle a los viejos”.

Sin duda todavía tendremos la presencia de Watson en eventos golfísticos de importancia, y por sus capacidades no dudo verlo en los primeros lugares en alguno que otro torneo de la temporada. Pero, como el mismo Tom reconoce, es momento de abrirle paso a las nuevas generaciones.

5- Uno de mis momentos favoritos fue la serie de hoyos en uno que nos regaló el torneo. Ya desde la primera ronda de práctica, Rory McIlroy abrió esta tendencia al embocarla en un solo tiro desde 170 yardas en el Hoyo 16. Después, el torneo de Par-3 rompió su récord histórico con nueve (!) aces.

Y lo mejor para la ronda final. En un espacio de menos de dos horas, Davis Love III, Shane Lowry y Louis Oousthuizen marcaron otro récord para el Masters con increíbles hoyos en uno en el 16.

Para que disfruten, acá está el video de los tres aces en el 16. Viendo el de Oosthuizen, me parece que el sudafricano debe ser un experto en billar…

6- El viento, la velocidad de los greens y la mayor dificultad de la cancha hicieron que el Masters 2016 fuese un torneo muy entretenido. Esos -15 o -18 de ediciones pasadas no son dignos de Augusta National, en mi opinión. Para ese tipo de score tenemos los torneos regulares del PGA Tour.

Aparte del viento, los greens volvieron a ser protagonistas en Augusta. Ejemplos son Ernie Els y Dustin Johnson, este último el mejor jugador de la semana desde el tee y desde el fairway, pero que nuevamente no embocó ningún putt importante en una definición de major.

Eso es lo lindo del Masters: ex campeones como Cabrera, Spieth, Adam Scott y Bubba Watson cometieron errores increíbles a pesar de conocer a Augusta como la palma de su mano. Sin duda, el que cree que tiene dominado al Masters está realmente equivocado.

7- Y la mejor noticia de todas es el triunfo de Danny Willett, un jugador que no figuraba dentro de los conocidos y mucho menos dentro de los favoritos, y que poco a poco se fue metiendo en la pelea con una calma de admirarse.

Su historia además es maravillosa, ya que Willett no tenía en mente participar en el Masters por el nacimiento de hijo. Sin embargo, el destino le tenía preparado una historia diferente y de cuento de hadas, ya que Zachariah nacería antes y él ganaría el Masters en el mismo día en que originalmente estaba pactado el parto (10 de abril).

La verdad, y como siempre sucede en esta disciplina, las cosas fueron tomando su lugar para que Willett se posicionara en la cima del tablero. Evidentemente tiene que ver la caída inesperada y desafortunada de Spieth en el hoyo 12, aunque me parece injusto que el torneo pase a ser recordado como “el colapso de Jordan” en lugar del “gran triunfo de Danny”.

Es innegable que Willett hizo un trabajo extraordinario. Su consistencia en el juego, el dominio de los putts, los pocos bogeys y el hecho de no saber su posición como puntero hasta llegar al Hoyo 16 fueron puntos clave para su éxito. Fue un jugador que terminó su ronda sin nervios, pero que dio un ejemplo magnífico de cómo se debe de jugar al golf en Augusta.

Un humilde mensaje a los medios de comunicación y a los seguidores del golf: lejos de observar lo malo de Jordan y etiquetarlo de la forma en la que lo están haciendo, es mejor enfocarse en el gran trabajo de Willett en apenas su segundo Masters. No cualquiera gana un Masters, ya que aquí no existen las coincidencias. Al contrario, todo se debe a las capacidades de los jugadores.

No puedo dejar de repetir que Augusta es una cuna de momentos memorables, y es por eso que posee un gran prestigio. Pero lo mejor de la semana es que vivimos un torneo inolvidable y que finalmente ya nos encontramos en la “temporada de majors“. Entre abril y agosto es donde vemos el mejor golf.

Archivos columnas de Nina Iniestra

redes sociales